Quiero dar una crianza con apego: la decisión sobre mi vida laboral.


Cuando estaba embarazada de Arcoíris, tomé la decisión de dejar mi empleo para dedicarme a la crianza respetuosa y con apego. Esto, por supuesto, me llevó a recibir muchas críticas; mi puesto laboral era en una dependencia de gobierno y la mayoría de las personas han tenido por años la rara idea de que tener un puesto en gobierno es sinónimo de un futuro asegurado, pero en mi caso no lo era así.

_______________

La realidad es que nunca disfruté mi empleo estando ahí; casi todo el tiempo me sentía de mal humor, frustrada y de alguna manera me sentía como si estuviera encerrada en un cubo del que no puedo salir. Sin embargo, yo sabía muy bien que ese empleo no era con lo que yo había soñado. Recuerdo que una vez un amigo mio a quien aprecio mucho me dijo: "siempre recuerda con que soñabas antes de ser mayor, recuerda todas esas cosas que te emocionaban y comienza a trabajar para hacerlas realidad". Nunca olvidé eso y desde siempre he sabido lo que quiero para mi; y también sabía que conservando ese empleo nunca lograría cumplir mis sueños, sin embargo tenía tan arraigada la idea que tienen la mayoría de las personas y que mi mismo padre me inculcó, que había instantes en los que creía que si no conservaba ese empleo a como diera lugar, aún cuando yo no era feliz, entonces las oportunidades en la vida se me cerrarían y me quedaría sin un futuro asegurado.

Cuando cumplí 7 meses de embarazo con Arcoíris, me di cuenta de que cuando tuve a Cometa yo no tenía ese empleo. Aunque había terminado mi carrera antes de que él naciera, no la ejercía y me dedicaba a mi propio negocio. No sé si lo tenía todo pero era muy feliz; y ahora con los años me doy cuenta que lo que me hacía feliz en ese entonces era poder dedicarme casi al 100% a la crianza de Cometa y de hecho sin saberlo -porque no había tanta información sobre el tema- estaba brindándole una crianza con apego.

Darle una crianza con apego a Arcoíris era lo que más deseaba hacer cuando estaba embarazada: poder dedicarle todo el tiempo que requieren cada una de sus necesidades y poder estar ahí en cualquier momento. Sabía que si seguía en mi empleo -que no amaba tanto- nunca podría hacerlo y acordándome de como salía adelante cuando tuve a Cometa, tomé la decisión con un poco de miedo, de dejar mi empleo y comenzar a hacer lo que mas deseaba: una crianza con apego para Arcoíris y comenzar a trabajar para hacer realidad mi sueño para dedicarme a lo que más amo.

Este tema lo platiqué con ED un montón de veces y su respuesta siempre fue: "tú eres su madre y sólo tú sabes lo que es mejor para él"; eso me hizo muy feliz. Pero todavía sentía la presión del resto de las personas que me rodean: mi padre, mi madre, mi familia en general y algunos amigos. Sin embargo por primera vez en mi vida sabía que debía tomar una decisión basada en mis deseos y las necesidades de mi bebé sin importar lo que los demás pensaran.

Hay una realidad que vivimos todos los días dentro de la sociedad; y es que el bebé se encuentra en una pila en donde las opiniones de todos entran y a la primera que dejan fuera es a la madre, cuando es ella el único ser que sabe lo que verdaderamente necesita ese bebé. Todos quieren criar al niños dando opiniones que creen que una madre y su bebé las necesitan, pero la realidad es que ninguna madre necesita la opinión de nadie. La maternidad es tan naturalmente sabia que, sin importar la circunstancia, siempre sabe exactamente que hacer.

Todas las personas tienen siempre algo que opinar, incluso quienes nunca han tenido hijos: "no pongas en riesgo el futuro de tus propios hijos abandonando tu empleo", "no tendrás una vida asegurada", "existen guarderías muy buenas en donde te lo pueden cuidar mientras tu trabajas", "existen guarderías con servicios para madres trabajadoras" y la opinión más equivocada: "en las guarderías se estimulan más". Soy educadora inicial y he trabajado en muchas guarderías desde hace algunos años, privadas y de sector público; además soy madre y puedo asegurar que un bebe al menos hasta los 2 años de edad no estará en ningún lugar, ni con ningún cuidador, mejor que como lo estará con su propia madre.

_______________

Una crianza con apego, tristemente no va de la mano con el sistema laboral de México.

La situación de México es triste porque las madres no contamos con los medios necesarios para poder brindar una crianza con apego a nuestros hijos. Un periodo de incapacidad por maternidad no duran más de 90 días, regularmente 45 días antes del parto y 45 días después del parto; estamos hablando de que un bebé de 45 días, casi siempre, debe irse a una guardería porque la madre no tiene otra opción que regresar a su trabajo. Esto pasa porque el mismo sistema de gobierno no se preocupa por generar las condiciones a una madre para poder brindar una crianza respetuosa y con apego a sus hijos, dejando de considerar que esto es el factor principal para formar niños emocionalmente sanos que, en un futuro, se convertirán en adultos estables con metas y objetivos que brinden un mayor crecimiento y desarrollo social, creando así un México que vive en armonía... ese México con el que todos hemos soñado. Pero claro... a quienes rigen nuestro país eso no le conviene. Y es que nos han arraigado tanto la idea de que si no somos empleadas en una empresa o Institución en donde nos den un seguro médico, una cheque cada mes o cada quincena, entonces no podremos sobrevivir, pero estoy completamente segura de que eso no es realmente necesario.

Otra cosa que no me cuadra con el periodo de incapacidad por maternidad es que desde el nacimiento del bebé, promueven una lactancia materna exclusiva a libre demanda; algo que la Organización Mundial de la Salud también recomienda; sin embargo, el mismo sistema solamente otorga esos 45 días de incapacidad después del parto. Cuando termina el periodo de incapacidad, brinda 1 hora de lactancia para una jornada laboral de 6 u 8 horas, mientras que la lactancia materna exclusiva a libre demanda implica que el bebé pida de comer máximo cada dos horas y algunas veces cada media hora. Entonces como podemos practicar una lactancia materna exclusiva a libre demanda cuando quienes la promueven no brindan el tiempo necesario de incapacidad. En mi punto de vista muy personal, creo que sería más sostenible brindar periodos de incapacidad más largos en vez de brindar servicio de guardería para bebés que tienen apenas los 45 días de edad. Creo que brindar ese servicio implica más gasto económico, desde la estancia adecuada, hasta la capacitación al personal para atender a bebés de una edad tan corta y que bien sabemos, se encuentran en la etapa más vulnerable de sus vidas.

* * *

Hace 15 días terminó mi periodo de incapacidad por maternidad y he tenido que poner las cosas en una balanza: continuar con mi trabajo o criar a mi hijo como lo necesita y además echar a andar mis propios proyectos. Estoy consciente de que emprender no siempre es fácil, pero también me queda claro que no es imposible: ED por ejemplo, nunca ha ejercido su carrera y sin embargo ha logrado tener un estilo de vida económicamente estable a través de su propio negocio -el ha sido mi fuerte para tomar esta decisión- Así que creo firmemente en que si tengo paciencia, fe y dedicación, puedo lograr hacer algo por mi misma que garantice un futuro sostenible para mi y para mis hijos. ¡ Hoy no tengo miedo !

Estoy convencida de que dedicarme a la crianza de mis hijos es la mejor decisión que tomé. No quiero perderme nada de lo que Arcoíris vaya logrando día a día. Ver su primer sonrisa intencional, ver la primera vez que descubrió su manos, la miró fijamente y la llevó a su boca; poder abrazarlo todas las veces que él lo necesita, poder ser yo quien lee un cuento para él todas las mañanas, poder practicar la lactancia materna a libre demanda y darle esa contención que él necesita, practicar el porteo a todas horas; porque como dice Laura Gutman: Se viven nueve meses de embarazo intrauterino, en donde el bebé se encuentra en un estado de contención continua; y al nacer se vive un embarazo extrauterino, en donde el bebé necesita seguir recibiendo esa misma contención. Entonces es indispensable que los bebés estén el mayor tiempo posible al cuidado de su madre.

La crianza con apego trae consigo una serie de ventajas a corto y largo plazo, como la disminución de riesgo en el síndrome de muerte súbita, fortaleza emocional que en un futuro crea personas seguras de si mismas evitando problemas en su desarrollo psico-social. Así es que, indiscutiblemente y pese a lo opinión de cualquier persona ajena a la crianza de Arcoíris, haber dejado mi empleo para darle una crianza con apego es la mejor decisión que pude tomar. Sólo yo como madre sé qué es lo mejor para mi, para él y para nuestra familia ♥

* * *


¡Hola todo el mundo!
Soy Laura y te doy la bienvenida a mi espacio! Aquí encontrarás mi admiración por la naturaleza y mi búsqueda en formar un mundo mejor a través de la crianza y la educación.
Con amor para el mundo
  • Instagram - Negro Círculo
  • Facebook - Círculo Negro
Sígueme
Suscríbete para recibir actualizaciones 
y promociones exclusivas
© lalavanda atelier . todos los derechos reservados