Muñecas Waldorf: qué son y por qué cada niño y niña debería tener una.




Desde que el niño nace, todos los elementos presentes en su entorno: físicos, anímicos y espirituales, hacen del niño lo que será siempre. Muy pequeño, capta la realidad de los objetos, profundos y sutiles, y los hace parte de su comprensión desde su primera experiencia.


En este punto nacen las muñecas Waldorf, siendo el único juguete que en el juego infantil ofrece la visión de lo humano.

Es por eso que cada niño y niña debería tener una muñeca o un muñeco Waldorf.


Y ya reconocida esta cualidad, podemos hacernos la pregunta fundamental: ¿qué imagen quiero que mi hijo o hija perciba del ser humano?

Generalmente, los muñecos que acompañan a los niños, se convierten en compañeros de todas sus vivencias en la infancia. Y esto es importante (puedes leer de eso aquí).

por eso es importante darle al niño un muñeco o muñeca que esté en consonancia con lo humano, lo real... uno con el que realmente pueda sentirse identificado y convertir después a ese muñeco en un compañero inseparable para el juego.



Materiales y elaboración de las muñecas Waldorf.


Las muñecas Waldorf son siempre elaboradas a mano, con materiales totalmente naturales: algodón y lana; no encontrarás un material sintético en una muñeca Waldorf. Son suaves y ligeras; y al ser de materiales "vivos" despiertan determinados sentimientos e impresiones sensoriales mucho más ricas que una muñeca de plástico.


Requieren un proceso largo y profundo de elaboración en donde se aplica todo el contexto físico, anímico y espiritual de quien la elabora. Es decir, que cuando una persona elabora una muñeca Waldorf, posiblemente sea lo único que elabore en ese momento, sólo esa muñeca o muñeco. No se hacen en masa, cada muñeca está hecha a su tiempo y forma muy particular.


El significado durante la elaboración de una muñeca Waldorf se basa en la concepción y evolución del ser humano, desde la etapa embrionaria hasta la casi adolescencia o hasta que el niño y la niña alcanzan un grado de madurez en el que abandonan el juego con muñecas.


Actualmente, la mayoría de los juguetes con los que juegan los niños, no están hechos por manos humanas, sino por máquinas que no imprimen en los materiales lo que transmiten las manos humanas al elaborar un juguete con todo el cariño.

Por eso es tan importante dentro de la pedagogía Waldorf que una muñeca o muñeco se confeccione a mano y primordialmente con pensamientos de cariño, pues parte de esa esencia quedará en el juguete.



Características físicas.

Las muñecas y los muñecos Waldorf van evolucionando como lo hacen los niños al crecer y existe un "desarrollo" en el muñeco(a) que refleja la madurez en cada edad del niño(a).

Conforme el niño crece, se le ofrece un muñeco con características distintas.

Yo difiero un poco con esta idea pues me gusta más la idea de que un muñeco o muñeca se convierta en un compañero único para el niño. Como algo irreemplazable.



¿Por qué las muñecas(os) Waldorf no tienen definido el rostro?


Entre menos estructurado sea un juguete siempre es mejor. Cuando un juguete es demasiado estructurado, no da paso a la imaginación del niño/a.

Todo lo incompleto siempre estimula al ser humano en general, a completarlo.

Los mismo ocurre con el rostro de una muñeca/o. Un rostro poco definido estimula la creatividad del niño: puede estar triste si quiere que su muñeco esté triste, puede estar feliz si se encuentran en una situación feliz dentro del juego.

Los rostros bien estructurados dan al niño una impresión fija e invariable: no hay estimulación en su creatividad.

Si la boca y los ojos apenas se encuentran, la fantasía del niño puede completar el resto, incluso para proyectar su propia situación anímica del niño/a.



Juego de muñecas para niñas y también para los niños.


El "juego de muñecas", la mayoría de grupos sociales o familias lo relacionan con un juego para niñas.

Sin embargo, el juego de muñecas se caracteriza por seguir un rol familiar y social. Fomenta el cuidado hacia otro ser y la integración: un niño puede jugar a ser papá como una niña puede jugar a ser mamá.


Un niño varón no pierde su masculinidad por hacer el juego de muñecas, sino todo lo contrario a eso que a veces se cree, puede provocar en el niño un sentido de autoreconocimiento como ser humano y como hombre, así como de responsabilidad.


Los niños y las niñas aprenden sólo a través del juego y el juego de roles siempre refleja al niño/a: ¿cómo aprenderá un niño varón a ser padre, esposo, compañero, hermano mayor, etc; si no le permitimos el juego con muñecas/os?


Los niños como las niñas necesitan muñecos y muñecas en su juego y en sus vivencias,pues el niño a través del juguete y de manera inconsciente crea su relación con el mundo.



Un muñeco que se parece a mi hijo.



Este muñeco es de Arcoíris; y es increíble como al ir haciéndolo, ciertas características se formaban de manera espontanea y sin planear, parecidas a las de él.

A mi personalmente me gusta crear muñecos que tengan parecido con las características físicas del niño o la niña que lo usará.

Cuando elaboro una muñeca o un muñeco, me gusta poner mi esencia completa a ese ser pequeño y crear algo en lo que el niño pueda sentirse identificado; y que así, le acompañe en cualquier situación que se encuentre: desde la felicidad hasta situaciones de angustia y separación.


No es una regla dentro de la pedagogía Waldorf que las muñecas sean con características físicas parecidas al niño, incluso es bueno que tengan muñecas con diferentes rasgos como color de piel, cabello y ojos. Esto le permite conocer que el ser humano existe en diferentes razas y cual importante y valiosa es en cada una de ellas. Sin embargo, si lo que se pretende es que el niño o la niña tengan una muñeca con la que pueda sentirse identificado, reflejado y que deposite ahí sentimientos y vivencias, entonces lo más recomendable es que la muñeca si sea parecida al niño o niña que la lleva.




* * *


Cada muñeca Waldorf, así como cada juguete que elaboro, está hecha con todo mi cariño y pensada específicamente en el niño o niña que la pide, por lo que cada una es única; nunca habrá 2 iguales, como casi nada de lo que hay en el Atelier.

Si quieres adquirir una muñeca Waldorf puedes escribirme aquí.





Comparte ♥ y deja tu comentario.

¡Hola todo el mundo!
Soy Laura y te doy la bienvenida a mi espacio! Aquí encontrarás mi admiración por la naturaleza y mi búsqueda en formar un mundo mejor a través de la crianza y la educación.
Con amor para el mundo
  • Instagram - Negro Círculo
  • Facebook - Círculo Negro
Sígueme
Suscríbete para recibir actualizaciones y promociones exclusivas
© lalavanda atelier . todos los derechos reservados