Juguetes de madera: ¿por qué elegirlos para nuestros hijos?


Ya les había platicado en un post anterior sobre nuestra experiencia con los regalos de Arcoíris en su cumpleaños No. 1; de como descubrimos su percepción ante juguetes con gamas cromáticas y juguetes con colores desordenados. Pues en realidad ocurre lo mismo con juguetes de materiales naturales que con juguetes de materiales sintéticos.

--

Cuando conocimos los juegos Wiwiurka, nos interesamos más por el tipo de juguetes que elegiríamos para Arcoíris. Al ver esos hermosos juegos de madera elaborados a mano despertaba en mi una enorme curiosidad por querer tocarlos, sentirlos y hasta usarlos.... Lo mismo pasa con las personas que se acercan a mi para conocer los juegos: al momento de verlos sienten una gran curiosidad por tocarlos... sus colores traslucidos de pinturas a base de agua permiten apreciar el material con el que se elaboró el juguete y crea una atracción casi irresistible hacia el.

Pero ¿sabes por qué ocurre eso?

Los juguetes hechos con materiales naturales como la madera, ayuda a los niños a entender la relación de la naturaleza y la elaboración de objetos cotidianos. Este es un tema importante ya que el ser humano tiende a valorar mucho más un objeto cuando conoce de donde proviene y de todo el proceso que tuvo que pasar ese material para convertirse en el objeto que es ahora.

Entre menos cosas haga un juguete,

más hará la mente de niño"

Maria Montessori

Favorecen su imaginación estimulando su creatividad.

Este tipo de juguetes son mucho más simples que la mayoría de los juguetes de plástico, no poseen luces ni sonidos artificiales, por lo que, para que un juguete de madera cumpla la función que el pequeño desea, él mismo deberá crearlo en su mente e imaginar todo lo que quiera que sea ese juguete.

La mayoría de los juguetes de plástico requieren de apretar solamente un botón para que haga miles de cosas: prende luces, hace sonidos y se mueve. Un juguete de madera requiere de más esfuerzo por parte del pequeño para que logre hacer, a través de su imaginación, lo que el niño desea, por lo que el niño va creando un patrón de esfuerzo-resultado. Nada está dado o hecho, tampoco basta con mover un solo dedo para que pasen miles de cosas, sino que realmente implica un trabajo tanto imaginativo como motriz; y esto es algo que se puede ver reflejado en su adultez ante situaciones cotidianas de su vida.

Un juguete de madera no tiene la ligereza de un juguete de plástico, lo que de alguna manera lleva al niño o niña a aplicar fuerza y firmeza para sujetarlo y manipularlo, favoreciendo así su motricidad fina y gruesa, tanto como su coordinación óculo-manual.

Los elementos naturales forman parte también de la naturaleza humana

La madera es un material que responda a las expectativas que tienen los niños al nacer en relación al sentido del tacto. Por instinto biológico, el cerebro de un bebé espera poder reconocer a través del tacto materiales naturales, como la piel la madre, así como la tierra, agua, madera, etc... pero no el plástico. Los seres humanos venimos conectados ya al mundo natural y basta con mostrárselo para que lo reconozca: esto genera una mejor consciencia de si mismo.

Cuando comencé a incorporar los juguetes de madera en el juego diario de Arcoíris, notamos un cambio radical en su relación con ellos. Ahora tiende a poner más atención en como puede funcionar el juguete e incluso los manipula más cuidadosamente.

* * *

Si quieres adquirir juguetes de madera, puedes entrar en este espacio del sitio y conocer todo lo que tengo disponible en el Atelier.

Comparte ♥


¡Hola todo el mundo!
Soy Laura y te doy la bienvenida a mi espacio! Aquí encontrarás mi admiración por la naturaleza y mi búsqueda en formar un mundo mejor a través de la crianza y la educación.
Con amor para el mundo
  • Instagram - Negro Círculo
  • Facebook - Círculo Negro
Sígueme
Suscríbete para recibir actualizaciones 
y promociones exclusivas
© lalavanda atelier . todos los derechos reservados