El consumo responsable y la sostenibilidad.



Recuerdo el día que me mudé, hace dos años, y tuve que llevar 2 cajas de cremas para la cara, jabones, lociones y no se cuantas más cosas. Nunca me di a la tarea de pensar que tan necesario era "eso" en mi vida, cualquier cosa que comprara estaba bien para mi mientras fuera algo lindo y nunca tomé en cuenta el daño que yo misma estaba generando al planeta y a mi salud física y mental; y bueno... Entonces, si tú fuiste o eres y quieres dejar de ser una persona consumista que no ha pensado en las consecuencias ambientales, sociales y económicas que eso genera; o si estás en la trayectoria de hacer cambios en tu vida (como yo) o incluso si ni siquiera has pensado en ello... pues este post es para ti, para dar un pasito más aún cuando ni siquiera se te había ocurrido.

Primero vamos a ver lo más importante y lo que no siempre tenemos muy claro: ¿ Qué es sostenible ?

La mayoría de las personas piensan (y yo también, en su momento) que sostenibilidad es sinónimo de "ambiental"; pero en realidad es mucho más que eso. No todo lo que nos dice ser sostenible lo es, incluso tenemos que investigar muy profundamente acerca de el producto: componentes, elaboración, tipo de empaque, trato a quienes laboran en la empresa, huella ambiental que deja todo el proceso que implica que un producto llegue a nuestras manos y hasta el final de su ciclo.

Sostenibilidad: describe cómo los sistemas biológicos se mantienen diversos, materiales y productivos con el transcurso del tiempo. Se refiere al equilibrio de una especie con los recursos de su entorno. (gracias wikipedia)

Para que un producto pueda ser sostenible necesita cumplir con las 3P's (People, Planet, Profit) que corresponde a: Social, Ambiental y Económico. Esto quiere decir que una vida sostenible implica el aprovechar a su máxima potencia los recursos que el planeta nos proporciona, sin ocasionar un daño ambiental, ni social. Claramente, hablamos del bienestar común en todos los aspectos, tanto de las plantas, los animales y los seres humano. Se le llama sostenible porque se sostiene a través del tiempo gracias al cumplimiento de sus 3 referencias.

Por ejemplo: Existen marcas de ropa, zapatos, artículos para el hogar, etc; que se dicen ser 100% ecológicos, es decir, que los materiales con los cuales están hechos son 100% de origen ambiental o reciclados. Pero en realidad estos productos no son sostenibles. ¿ Por qué ? Por que un producto sostenible debe cumplir las 3 correspondientes juntas. Si un producto es 100% ambiental pero en su producción han sido explotados los obreros, con salarios mínimo y condiciones laborales marginales, o el producto fue elaborado por niños, etc; no puede llamarse un producto sostenible, porque aunque está cumpliendo con el aspecto ambiental, no cumple con un bienestar social. De igual manera, si un producto es ambiental y su producción se llevó a cabo por personal que labora en condiciones propias, con un salario propio, pero el consumidor encuentra el producto demasiado caro y además no beneficia la economía local, entonces no es sostenible porque no cumple con el aspecto económico; así como si el producto no deja rentabilidad a sus productores, tampoco será sostenible.

Después de consumir un producto, la sostenibilidad llega hasta lo que hacemos con el. Por ejemplo, si el producto es de producción local con un empaque ecológico pero este en vez de reciclarlo lo tiramos a la basura, entonces de nada sirve la producción y distribución de dicho producto porque a fin de cuentas, al tirar el empaque estaremos generando un daño ambiental y por consiguiente, social y económico en nuestra localidad.

CONSUMISMO vs CONSUMO RESPONSABLE

Recuerdo que cuando era niña tenía lapsos de pensamientos vagos de los que no era consciente totalmente. Por ejemplo, cuando me servían carne para comer recuerdo que por mi mente pasaba que ese animal había sufrido y yo estaba por comerme a un ser vivo, pero no hacia verdadera consciencia sobre ese pensamiento porque no es algo que me hayan inculcado y yo terminaba por comerla. Los mismo me pasaba con las cosas que compraba como lociones para el cuerpo, shampoo de muchos colores y aromas, que muy vagamente pensaba "para que necesito esto en mi vida?", pero igualmente no lo conscientizaba y terminaba pidiendo que me lo compraran y usándolo.

Un día por internet, hace más o menos 7 años, encontré un artículo que hablaba de los productos cosméticos que pasaban por una prueba de experimentación con animales y me llamó mucho la atención; recordé que en algún momento de mi vida había escuchado respecto al tema pero, igual que con otras cosas, no hice mucho caso y se quedó como un dato vago en mi memoria. Pero ese día investigué mucho sobre el tema y me topé con la PETA en donde proporcionan una lista de marcas y empresas que realizan pruebas de experimentación con animales y de las que no lo hacen, así como imágenes atormentadoras para mi cabeza y mi alma donde se muestran animales que están bajo experimentación de productos cosméticos... y la lista es larga; no sólo los cosméticos, también productos de limpieza, ropa, zapatos y casi todo lo que usamos día a día.

Una cosa lleva a la otra y desde ese momento empecé a buscar alternativas a muchas cosas de las que yo misma tenía en mi casa. Yo, que años atrás era una niña que siempre había amado tanto a los animales, me había convertido en una consumista inconsciente que tenía su casa llena de productos probados en animales; que había sido cómplice del sufrimiento y muerte de miles de animales inocentes (siento un dolor profundo en mi corazón....), pero esa era mi realidad y debía cambiarla. Ese fue el primer paso que di hacia una vida más sostenible... pero sólo el primer paso; todo lo demás llegó por añadidura.

Me gustaba saber que ahora era parte de ese grupo de personas que buscan un cambio para mejorar el mundo, pero también sabía que las acciones que estaba tomando no eran suficientes y lo confirmé el día que me mudé: al ver 2 cajas llenas de productos para el cuidado personal, no entendí para qué necesitaba tantas cosas. Ya había sacado un montón de información sobre los ingredientes tóxicos que contenían muchos productos, la huella ambiental que una empresa dejaba en la elaboración de esos productos y lo que me alarmó profundamente y me hizo entrar en conciencia fue la explotación laboral infantil de muchas empresas. Ya no se trataba solamente del daño a los animales, ya no importaba cuantas marcas evitara para protegerlos, porque el daño iba mucho más lejos que eso; y aseguro que he buscado mucho pero ninguna empresa comercial trabaja cuidando los 3 puntos esenciales de la sostenibilidad: el medio ambiente (implica la preservación de las especies de plantas, animales y todo lo que tiene que ver con la naturaleza), sociedad (implica el bienestar social en todos los aspectos) y la economía (ningún productos cuidará la economía de sus empleados, ni de sus clientes, ni brindará ahorro económico en la extracción, elaboración y distribución de su producto mientras estén en riesgo sus ingresos). Hay que aprender a ver con los ojos de las empresas y entender que su único interés es el de ganar a como de lugar.

SEAMOS PARTE DEL CAMBIO

Lograr grandes cambios no nos lleva sólo un día, implica mucha consciencia por lo que somos, usamos y necesitamos, y el esfuerzo de cambiar una serie de hábitos ya aprendidos de muchos años atrás; eso no es fácil. Sin embargo podemos plantearnos puntos esenciales que nos ayudan a iniciar (a mi me ayudaron mucho).

- Un producto "eco" no es suficiente -

La realidad es que la sostenibilidad no es cuestión de productos y marcas; un producto por si mismo no es sostenible porque todo depende del ciclo de vida que le des (como lo obtienes, como lo aprovechas y como lo desechas). Aunque estoy de acuerdo que hay muchas marcas que están casi en la cima de reducir su impacto ambiental, que fomentan un comercio justo e incluso a cambiar los hábitos de sus clientes vendiendo productos simples de necesidades básicas, pero para que ese producto sea verdaderamente sostenible depende de ti. Hay que plantearnos la pregunta de si ese producto realmente lo necesitas, que vida le vas a dar y donde va a terminar cuando dejes de usarlo.

Para lograr una vida más sostenible no significa que debas comprar productos carísimos con etiqueta "eco", sino pensar en el ciclo de vida que a tu producto le vas a dar y sobre todo pensar en el impacto que generan tus hábitos cotidianos.

- No basta con reciclar -

El tema del reciclaje es más común cada vez y sobre todo hay mucha promoción en el reciclado del plástico, material con el que la mayoría de los productos vienen empaquetados,. Existen campañas que promueven el reciclado del plástico y que nos hacen pensar que reciclar plástico nos hace ser personas que estamos aportando algo bueno al planeta y al rumbo que lleva... algo en lo que no confío mucho.

Para reciclar una botella de plástico se necesitan muchos litros de agua y petroleo; el reciclaje consume recursos y genera impacto ambiental.

Sé bien el impacto ambiental que produce el plástico y he encontrado muchos artículos donde te dan "tips" de como puedes tener un estilo más sostenible diciéndote "cambia todo el plástico por recipientes de vidrio" o "compra productos de materiales reciclables", pero esto en verdad no es sostenible por ningún lado que se le busque. Yo tengo un montón de trastes de plástico en la cocina, por ejemplo, y deshacerme de ellos cuando todavía funcionan bien no es un acto sostenible ni siquiera si los llevo a un centro de reciclado, lo mejor es darle un ciclo de vida lo más largo posible a esos trastes, así como a los empaques de productos de lo que todavía no encuentro alternativas. No es lo mismo reciclar que reutilizar y podemos mientras optar por reutilizar.

Sin embargo, la clave está en REDUCIR: lo que nos lleva al siguiente punto...

- Lo quiero o lo necesito-

Como dije antes, hay que pensar muy bien en que es lo que necesitamos para nosotros y no confundirlo con algo que simplemente "queremos". Para vida de poder tener hábitos sostenibles debemos enfocarnos en lo necesario, de eso se trata la sostenibilidad.

La naturaleza se maneja en ciclos y no cumple caprichos. Sus ciclos son necesarios para la supervivencia de cada una de las especies que la conforman; trabaja con el fundamento de que "una cosa sin la otra no funciona... nada falta pero nada sobra" y cuando aprendemos a vivir conectados con la naturaleza, podemos entender que no necesitamos tener más de lo necesario.

Lo necesario es lo suficiente... sin más, ni menos y esto nos da por consiguiente una vida cómoda pero en armonía con el planeta y con nuestro propio ser.

- Todo depende de mis hábitos cotidianos -

✔ El DIY es una buena alternativa; puedes optar por preparar tus propios productos de cuidado personal y para la limpieza de la casa, pero si aún tienes un montón de productos de procedencia sospechosa o que han pasado por pruebas de experimentación con animales no los tires, úsalos hasta que se terminen y piensa bien que harás con el empaque, recuerda que la sostenibilidad depende de el uso que le des a las cosas.

✔ Las compras a granel son buena opción, así llevamos nuestas propias bolsas reutilizables y envases. Se que no es fácil encontrar todo a granel a un precio justo y de hecho si encuentras algo a granel que queda muy lejos de los lugares que frecuentas, gastar más dinero o gasolina por ir a conseguirlo no es sostenible. Mejor busca opciones que te permitan reutilizar los envases o empaques de los productos que no consigues a granel, puedes usarlos para guardar otros productos o transportar tus cosas.

✔ No tires ni deseches lo que ya tienes en casa. Si aún funciona bien síguelo usando hasta que se desgaste o deje de funcionar. Cuando deje de funcionar, busca algún otro uso o llévalo a un lugar donde puedan arreglarlo o aprovecharlo por el mayor tiempo posible.

La sostenibilidad implica mucho esfuerzo y constancia, pero sobre todo salir de la zona de confort; y entender que la sostenibilidad va más allá de nuestra forma de consumo y más bien de nuestros hábitos diarios.

* * *

--

Este documental a mi en lo personal terminó de conscientizarme respecto a mi modo de consumo:

La Historia de las Cosas - Nada'de lo'Humano Me'es Ajeno Todas las cosas en nuestras vidas afecta a las comunidades en el país y en el extranjero, sin embargo, la mayor parte de esto se oculta a la vista --> "La Historia de las Cosas" expone las conexiones entre una gran cantidad de problemas ambientales y sociales, y hace un llamado a que nos unamos para crear un mundo más sustentable y justo. Click aquí.


¡Hola todo el mundo!
Soy Laura y te doy la bienvenida a mi espacio! Aquí encontrarás mi admiración por la naturaleza y mi búsqueda en formar un mundo mejor a través de la crianza y la educación.
Con amor para el mundo
  • Instagram - Negro Círculo
  • Facebook - Círculo Negro
Sígueme
Suscríbete para recibir actualizaciones 
y promociones exclusivas
© lalavanda atelier . todos los derechos reservados